Embracing Adversity

Life is filled with problems, setback, and disappointments. Life is not fair and it is normal to feel frustrated by your struggles. I actually encourage my clients to take the time to recognize injustices and to feel their feelings.  Next time you have a problem, look in the mirror and tell yourself “This is lousy.” You are allowed to be mad or sad when you have struggles.  It would be strange to feel happy about a stressful situation you have to deal with.  Just do not get stuck in that state for too long.

We actually have very little control over what happens to us in life. People die, get sick, get fired, get divorced, move, cheat, lie about us, etc.  One thing we can always control is how we think about and how we react to what happens to us. We always get to pick our attitude.  Sometimes life’s biggest disappointments turn into our greatest blessings. Adversity prompts change and growth.  Next time you are facing adversity consider what a setback can also do for you, adversity can…….

Photo by Matt Hardy on Pexels.com

Provide you with the opportunity to learn a new skill

Open the doors to a job that is more fulfilling

Help you to become more spiritual and have stronger faith

Allow you to have a healthier relationship

Introduce you to new people

Prompt changes to improve your quality of life or health

Provide you with more free time to enjoy hobbies

Help you to know yourself better

Make you more independent

Bring you closer to family and friends

Make you appreciative

Inspire you to help others

Make you stronger

Make you more resilient

Help you to be resourceful

It is tough to see it in the moment, but sometimes bad things happen for good reasons. If we are willing to change, grow, and think positively, adversity can be the bump in the road that leads us down the path we are meant to be walking.  The most beautiful rainbows often pop up after the darkest storms but you need to be patient and willing to look for them.  If it is storming in your life right now, get your umbrella and keep your eye out for your rainbow!

Cómo aceptar la adversidad:

La vida trae muchos problemas, contratiempos y dificultades. La vida no es justa y es normal sentirte frustrado por tus problemas. Yo animo a mis clientes a tomar el tiempo para reconocer las injusticias que les pasan y pensar en los sentimientos asociados con sus problemas. La próxima vez que tengas un problema mírate en el espejo y di en voz alta: “Esto está horrible” Tienes el derecho de enojarte y ponerte triste cuando tienes dificultades en tu vida.  Sería raro sentirte feliz cuando tienes que enfrentar una situación muy estresante, pero no te quedes con los sentimientos negativos por mucho tiempo.

En realidad, tenemos poco control sobre lo que nos pasa en la vida. Las personas se mueren, se enferman, pierden los trabajos, se divorcian, nos engañan, nos mienten, etc. Una cosa que siempre podemos controlar es cómo pensamos en y cómo reaccionamos a lo que nos pasa en la vida. Siempre podemos escoger nuestra actitud. A veces nuestras decepciones más grandes pueden convertirse en nuestras bendiciones más bellas.  La adversidad inicia cambios y crecimiento. La próxima vez que tengas adversidad en tu vida, piensa en lo que puedes lograr. La adversidad puede…..

Proveerte con la oportunidad de aprender otras destrezas

Abrir la puerta a una oportunidad laboral más significativa

Ayudarte a crecer espiritualmente y tener más fe

Permitirte tener relaciones más saludables

Iniciar cambios que pueden mejorar tu salud y tu calidad de vida

Proveerte de más tiempo libre para disfrutar de tus pasatiempos

Ayudarte a conocerte más profundamente

Hacerte más independiente

Crear relaciones más cercanas con la familia y los amigos

Inspirarte a ayudar a los demás

Hacerte más fuerte

Hacerte más resistente

Ayudarte a ser más ingenioso

No es fácil verlo en el momento, pero a veces las cosas malas pasan por buenas razones. Si estamos dispuestos a cambiar, crecer y pensar de manera positiva, la adversidad puede ser la piedra en el camino que nos hace cambiar la dirección de nuestra caminata. Los arcos iris más hermosos suelen aparecer después de las tormentas más fuertes, pero hay que tener paciencia y tienes que estar dispuesto a buscarlos. Si en este momento hay una tormenta en tu vida, agarra tu paraguas y busca el arco iris que está por venir.

Aside | This entry was posted in Blog and tagged . Bookmark the permalink.